Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Badge

sábado, 15 de octubre de 2016

GRACIAS POR ESE RAYO DE LUZ QUE CADA DÍA ENTRA POR MI VENTANA

GRACIAS POR ESE RAYO DE LUZ QUE CADA DÍA ENTRA POR MI VENTANA

Gracias Señor por ese rayo de luz que cada mañana se posa en mi rostro, permitiéndome abrir la ventana a un nuevo amanecer. Gracias por ese sonido alegre de pájaros que se convierte en el coro musical que deleita mis oídos, cuando comienzo a abandonar mi sueño. Gracias por ese aire repleto de vida que respiro con aliento, desperezando mi cuerpo al extender mis brazos, lista para abrazar al recién llegado nuev...o día.

Gracias por ese sorbo de café con leche que tengo cada mañana sobre mi mesa; gracias por esa voz de un compañero de vida que me pregunta, si dormí bien.

Gracias por el agua que corre por mi cuerpo, abrigo húmedo que me refresca y alienta. Gracias por el ladrido insistente de mis perros, grandes aliados de mi ternura. Gracias por la ropa que tengo en mi closet, aún cuando aquella blusa la he usado tantas veces, hoy me parece más bonita que nunca.

Gracias por el trabajo que me espera en unas horas; gracias por el trayecto seguro que debo seguir hasta llegar a aquel.

Gracias, por haberme dado ese don de bendecir a la distancia.

 Ahora miro al Cielo, cierro mis ojos, los miro a ellos (mis hijos) y los bendigo desde el fondo de mi alma. Cuídalos señor, protégelos y llévalos de tu mano por senderos seguros; sobretodo, otórgales esa capacidad de saber agradecerte, por la maravillosa aventura de cada nuevo despertar.


MFL


 

miércoles, 5 de octubre de 2016

UNA BULLA QUE ME SUENA MUY AGRADABLE Y GOLPEA LA PUERTA DE MI NOSTALGIA

Son las 00h32 de la noche, quería retirarme a descansar; por fin cerrar los ojos, acurrucada en mi almohada mullida.

Escucho una música a todo volumen que proviene de la casa de los vecinos de alado. El regeton suena con cierta gracia, y la voz de un grupo de jóvenes me reaviva gratos recuerdos. Cierro mis ojos y vuelvo a vivir esa agradable bulla (quien diría que hay una bulla agradable) que se quedó impregnada en las paredes de mi casa. Abro los ojos y siento que me hace falta esa propuesta....."dónde será la fiesta??" respuesta.... "en la casa de los Vaca, como siempre"...jajajaja (se refiere a mis hijos). Sigo disfrutando de la música de los de alado y no me preocupa hasta qué hora dure!!

........

Siendo las 02h10 de la mañana, la música de los de alado ha cesado. Entiendo, se da por concluida la fiesta de las "guaguas" vecinas.

Se acabó el reguetón y una que otra cancioncita intrusa de los 80's que pusieron sin saber siquiera,  que era para el deleite de la vecina,  entre ellas YMCA.       Suenan gritos de despedida y yo, prudentemente me asomo a la ventana. Espío y me parecería ver, sin que lo sean, al Nico, al Martín, al Juani, a la Marie, a la Dome, ......; también a la Caro, a la Pame, a la Dani, a la Lore, a la Michu, a la Majo, etc. etc. Dos generaciones que marcaron su historia en los espacios de mi casa.

Ahora sí, me dispongo a ir a dormir, no sin antes ver y despedirme de la Vivy y del Emi, en la ventana prudente de mi nostalgia.


(mis guaguas decidieron ir a estudiar fuera.  La tendencia de esta juventud,  para la cual hoy existen infinidad de oportunidades.  Los papás apoyamos y nos congratulamos por el espíritu emprendedor, aventurero y de sana ambición de nuestros jóvenes; aún cuando quedemos huérfanos de su grata, jovial, alegre y muy extrañada presencia....así toca.  Bien por ellos!!!).

UNA BULLA QUE ME SUENA MUY AGRADABLE

Son las 00h32 de la noche, quería retirarme a descansar; por fin cerrar los ojos, acurrucada en mi almohada mullida.

Escucho una música a todo volumen que proviene de la casa de los vecinos de alado. El regeton suena con cierta gracia, y la voz de un grupo de jóvenes me reaviva gratos recuerdos. Cierro mis ojos y vuelvo a vivir esa agradable bulla (quien diría que hay una bulla agradable) que se quedó impregnada en las paredes de mi casa. Abro los ojos y siento que me hace falta esa propuesta....."dónde será la fiesta??" respuesta.... "en la casa de los Vaca, como siempre"...jajajaja (se refiere a mis hijos). Sigo disfrutando de la música de los de alado y no me preocupa hasta qué hora dure!!

........

Siendo las 02h10 de la mañana, la música de los de alado ha cesado. Entiendo, se da por concluida la fiesta de las "guaguas" vecinas.

Se acabó el reguetón y una que otra cancioncita intrusa de los 80's que pusieron sin saber siquiera,  que era para el deleite de la vecina,  entre ellas YMCA.       Suenan gritos de despedida y yo, prudentemente me asomo a la ventana. Espío y me parecería ver, sin que lo sean, al Nico, al Martín, al Juani, a la Marie, a la Dome, ......; también a la Caro, a la Pame, a la Dani, a la Lore, a la Michu, a la Majo, etc. etc. Dos generaciones que marcaron su historia en los espacios de mi casa.

Ahora sí, me dispongo a ir a dormir, no sin antes ver y despedirme de la Vivy y del Emi, en la ventana prudente de mi nostalgia.


(mis guaguas decidieron ir a estudiar fuera.  La tendencia de esta juventud,  para la cual hoy existen infinidad de oportunidades.  Los papás apoyamos y nos congratulamos por el espíritu emprendedor, aventurero y de sana ambición de nuestros jóvenes; aún cuando quedemos huérfanos de su grata, jovial, alegre y muy extrañada presencia....así toca.  Bien por ellos!!!).

sábado, 23 de abril de 2016

(TERREMOTO ECUADOR) NO ESTAN SOLOS, HAY ANGELES PRETENDIENDO CAMBIAR SU MUNDO.....




NO ESTÁN SÓLOS, HAY ÁNGELES PRETENDIENDO CAMBIAR EL MUNDO, QUE AHORA YACE RETORCIDO ENTRE CEMENTO Y POLVO.  LO MEJOR ESTÁ POR VENIR, TANTAS MANOS JUNTAS, LO GRITAN A LOS CUATRO VIENTOS!!!


            Ecuador, nuestro bello país, hoy herido y mutilado, roto y desmembrado.  ¿Qué te pasó, país querido?, hasta ayer, sonreías a través de la risa loca de tus adolescentes, que llenaban las calles con sus voces.  Hasta ayer paseabas a tu gente, por las veredas empolvadas de alegría.  El mar, como marco guardaba  un paisaje que bañaba  de emoción el  corazón de quien te visitaba.  Los niños corrían de un lado a otro, tras una pelota o cargando una muñeca, o tan sólo mirando el horizonte, en busca de alguna gaviota perdida.  Otros  pequeños y confiados, agarrados de una mano, de su madre o padre, ellos como pretendiendo no dejarlos caer, ni dejar pasar aquello que pudiera hacerles daño. Tus ancianos, con caminar  pausado, como queriendo detener el tiempo en cada paso.  Tus hombres y mujeres, trabajadores incansables, con espíritu altivo y generoso, envueltos en una calidez que contagiaba. 




Hoy yace esa pelota, desinflada por el peso de una losa, una muñeca perdida en medio del cemento, una mano que no pudo impedir que el alma partiera de un cuerpo que quedo sembrado, entre fierros y hormigón.  El mar sigue lamiendo cada centímetro de playa, como queriendo limpiar el dolor que se impregna en la oscuridad del alma de quien vio extinguirse una vida.


Qué te pasó amado Ecuador?  Quien te hizo esto?.  solo el silencio responde ahora.  




A lo lejos llega gente con cascos, botas y perros.  Con guantes o sin ellos, retiran los fierros enmarañados y torcidos, como pelotas de lana, que reflejan una fuerza incontrolable.  ¿Cómo pudo suceder?, el silencio continua como respuesta. 


Siguen llegando hermanos, cargados de cajas, fundas y esperanza.  Enjugan las lágrimas de quienes se acercan, ofrecen palabras de aliento y consuelo.  Ya nada , parecería que pudiera devolver   la sonrisa escondida en un espíritu desolado. 


 






                        


Llegan más y más ángeles a ayudar.  Retiran escombros, rescatan vidas, aparecen con sus manos llenas, con su mirada repleta de bondad, esa  bondad que es propia del corazón humano.




Todo un país volcado a encender  una luz; a dar ánimo a quienes tienen temor de caminar hacia un nuevo horizonte; a recoger del suelo un ladrillo y lanzarlo al aire gritando con todas sus fuerzas “esto ya  está demás, porque lo mejor está por venir.”  No importa el rincón del cual salen estos ángeles, no es más que un Ecuador unido, como nunca antes.  Es un país, que anhela volver a latir con sus calles empolvadas de alegría, con sus ancianos contando historias, con gente  que ahora extiende su mano hacia otra, y que le dice:  “todo estará bien”,  que mirando al Cielo, eleva una oración que devuelve la fuerza, a tantos corazones abatidos.


A lo lejos, un niño corre por la playa, juega y sonríe.   Una gaviota extiende sus alas y su sombra lo cobija.




 


 


Ecuador lo mira  y en su alma nace la esperanza.


 


 


Te levantarás más fuerte que antes, pues hoy, los ecuatorianos hemos saboreado lo que es la unión.  Nuestras almas juntas, pegadas creando una sinergia que nos da fortaleza. Ahora, una sonrisa brota en nuestros labios, pues en el horizonte se vislumbra la imagen de la reconstrucción, de un renacer en medio de las cenizas.


Entonces, desde  el fondo del alma surge una voz tranquila,  inundada de paz y afecto, que nos dice a todos, “calma, que lo mejor está por llegar”.


 



lunes, 21 de marzo de 2016





ARROZ CON LECHE ME QUIERO CASAR…….QUE SEPA COSER, QUE SEPA PLANCHAR…….

 

ARROZ CON LECHE –ME QUIERO CASAR—“, LINDA CANCIÓN QUE REPETIDA TANTAS VECES, PRETENDIÓ CALAR EN LO PROFUNDO, LO LOGRÓ?



Era niña y jugaba al ritmo de canciones como  “Arroz con leche” y otras.   Algunas, hoy me doy cuenta,  con una letra sujeta a marco por demás machista. A través de ellas, se establecía el único rol de lo que se consideraba ser una “buena mujer y esposa” y se nos inculcaba, apunte repetición y juego, que es así, como debíamos las mujeres,  aprender y desarrollar ciertos oficios, para poder conquistar el bien más preciado de aquel entonces para una mujer, como era el  encontrar un esposo al cual atender y complacer. 

En la misma canción, al hombre se le daba el privilegio y potestad de elegir a la mujer quien sería su esposa, siempre y cuando obviamente, ésta cumpliera con el rol establecido:      “con ésta sí, con ésta no, con esta señorita me caso yo”. ¿Acaso las  mujeres éramos o somos objetos de elección; ¿acaso también no  participamos de opciones y de nuestras propias decisiones?, incluso, una de ellas, muy bien podría ser, el disfrutar de la soltería, y por ende de una misma.   ¿Quién dijo que una verdadera mujer, necesita siempre a su lado, de un caballero para ser feliz?.   Hay opciones en la vida, y todas hemos tenido la libertad y la tenemos, para escoger cuál camino tomar. 


Hoy me he puesto analizar algunas letras de canciones, no sólo las infantiles; hay de aquellas que  echan por la borda el verdadero sentido y valor de ser mujer.  Nos quejamos y alzamos nuestra voz, a favor de los programas de la “no violencia a la mujer”, pero pasan desapercibidas las raíces del cómo esa violencia se comenzó a generar en la historia, en nuestras propias historias, no sólo en las del mundo.  El hecho de considerar a una “buena o verdadera mujer”, por el cómo lava, cose, plancha, cocina, ordena su casa, y otros oficios, que además, debería ser   tarea de todos, sin que esto se constituya “ayuda” para ninguna mujer, debería ser anulado por las propias mujeres. 

 

 

Que nos valoren por lo que somos, por nuestra inteligencia, por nuestra capacidad de conversar, analizar, motivar; esa maravillosa responsabilidad, independientemente, de si somos madres o no, de formar el espíritu humano.  Hay tantas cosas relevantes por destacar en el alma de una mujer, que no deberíamos jamás, permitir que nos conciban como seres de “oficios”, como “objetos”, como dependientes siempre de alguien,  a veces considerado “superior” y “jefe”, por ser un hombre.


No tengo nada en contra de los caballeros, percibo desde mi corazón, mente y espíritu, que están en nuestras vidas para complementarnos entre nosotros.   No son ni superiores, ni inferiores, tampoco  iguales, pues alguien estaría entonces sobrando.  La vida nos dio diferencias que enriquecen las decisiones, el  convivir diario, la misma existencia humana. 

                                                


 Las mujeres tenemos grandes cualidades y destrezas, como los tienen los caballeros; sin embargo, en la educación antigua que yace desde la plataforma de esos hogares de algunos de nuestros abuelos, y más aún, de las abuelas, siempre lo mejor, estuvo separado y dirigido hacia ellos:  la cabecera de la mesa, el discurso de la familia, el brindis por cualquier motivo, la mejor presa, el planto más grande;  ellos sentados, no importa la edad, y las mujeres sirviendo.  ¿Qué nos pasaba en aquel entonces?.  Lo hemos hecho sí, y hoy también lo podemos hacer, pero en mi caso, salvo por  ser una especial deferencia para con las personas mayores, como sería el caso de los abuelos, se entiende, o por un gesto de afecto y cariño para con alguien también, pero no por una social “obligación”  y por el simple hecho de que a los  caballeros hay que atenderles y servirles, por el mero hecho de  que son los “varones” de la casa, de la oficina, del grupo,  y de otros menesteres. 

No tengo nada tampoco, en contra de aquellas mujeres que lavan, planchan, cocinan (algunas lo hacen espectacularmente bien), y muchas reciben un sueldo por ello; son grandes especialistas en administración de hogares  y cuando no están, se produce un verdadero caos, o no es asÍ?

 

Sí soy contraria a que nosotras mismas, nos consideremos como “verdaderas y buenas mujeres”, por el hecho de saber hacer tales oficios, cuando hay mucho que aprender, vivir y sacarle provecho a la vida, para llegar a ser feliz.

 

Escuchaba el otro día, que una buena amiga, conversaba con otra y le decía:  “mi marido si me ayuda con las tareas del hogar”.  Me acerqué y le pregunté. ¿Quién más vive contigo? quién duerme en tu casa, ensucia la ropa y los platos? quién desordena las camas durante las noches?.  Me respondió:  “mi esposo y mis hijos, pero todos son varones”.  Entonces señalé, “si  todos son parte de tu hogar, a todos les corresponde una tarea; no es a ti a quien están - ayudando- peor haciéndole un favor; todos al participar en el arreglo de la casa, se están “ayudando” a sí mismos.  Ojalá muchas mujeres lo entendieran.

 

En fin, la violencia a la mujer comienza en casa, por estos pequeños detalles, que se van convirtiendo en un “modus operando” normal, y las mismas mujeres no los reconocemos a tiempo.  La violencia se siente, cuando hay indiferencia, falta de respeto; cuando te dedican una canción grosera, supuestamente en son de chiste; cuando se lanzan bromas machistas; cuando no dejamos entrar al hijo varón a la cocina; cuando no nos arreglamos para vernos bonitas, para nosotras mismas:  cuando asumimos que ciertas tareas, nos corresponden por historia a las mujeres.  Cuando dejamos de estudiar, leer, cantar, trabajar, brillar con nuestra propia luz; cuando asumimos que no nos merecemos un espacio de disfrute, de realización personal y profesional; cuando apagamos la luz, con esa sensación de que todo está en orden, menos nuestros más anhelados sueños personales.

 

Vengo de una familia, de tres varones y tres mujeres.  Orgullosa además, por tener hermanos varones que saben hacer de todo.  Uno de ellos cocina extraordinariamente bien; el otro alguna vez me sacó de un apuro, haciendo el dobladillo de mi falda; al otro, lo he visto acariciar, mimar, besar, abrazar y arrullar a su joven hijo varón (valga la redundancia).  Hay tanta historia por contar,  pero el marco de mi formación fue el de una madre que trabajó intensamente, durante casi toda su vida, y de un padre, a quien nunca se le cayó una mano, por planchar a la perfección, sus pantalones y camisas.

                                                         

Ya es hora de cambiar la historia de tantas mujeres; lo estamos haciendo, pero el camino aún es largo y requiere de mirarnos muy bien en nuestro propio espejo.  El momento es ya!.



 

 

CANCIONES MACHISTAS…..

“arroz con leche me quiero casar con una señorita…que sepa coser, que sepa planchar….., “me quiero casar con esta sí, con esta no…”

“Una niña fue a jugar, pero no pudo jugar porque tenía que planchar…asi planchaba..así asi”.   (pobrecita, mientras no cumpla con sus oficios, la pobre niña, no puede ni podrá ir a jugar, quizás los niños ya estén jugando afuera).

“los niños con los niños, las niñas con las niñas…las niñas, son aves de rapiña”. (sin palabaras).

Thalia “por amarte sería capaz de todo sufrimiento”.  (quien está enamorada, escucha la canción, se identifica, agacha la cabeza y está lista para recibir los golpes).

Shakira:  “Bruta, ciega, sorda, muda, torpe, traste, testaruda…es todo lo que he sido y por ti, me he convertido, otra –cosa- que no hace nada más que amarte”. (Por Dios, en qué nos hemos convertido).

Cacho Castaño:  “si te agarro con otro te mato, te doy una paliza y después me escapo”. (con la sola sospecha, en nuestra sociedad, ya es motivo de maltrato y de violencia). 

Alejandro Fernandez:  “ si quieres disfrutar de sus placeres consigue una pistola si es que quieres, o cómprate una daga si prefieres y vuélvete asesino de mujeres”.  (sin palabras)

Laura Pausini:  “no creí jamás perder así la cabeza por él……y se fue..y con él, la vida se me fue…hasta la cárcel iría con él”.  (es decir, que antes de aquel, ella no tenía ninguna vida; esto es no valorarse).

Camilo  Sesto: “Perdóname si grito cuando yo debo callar….si huyo cuando tú me necesitas más   …..perdóname cuando te digo que no te quiero más..si alguna noche la pasé lejos de ti, en otros brazos, otro cuerpo….etc. etc…  OSEA……

SANDRO:  “Una muchacha y una guitarra para poder cantar, esas son COSAS            que en esta vida nunca deben faltar”.  (linda canción por cierto, pero ponernos al mismo nivel de una guitarra, tampoco).

 


 

NI HABLAR DE LAS LETRAS DE LA MÚSICA ACTUAL REGUETONERA,  ESA SOBREPASÓ TODO LÍMITE.  SE MERECE UN  CAPÍTULO APARTE Y CLARO, QUE LE DEDICAREMOS.

 

MA FERNANDA LEÓN